Cuando paramos y sentimos nuestras manos sin verlas , escuchamos nuestra respiración, elegimos un arbol y estamos en su silencio, en esos momentos dejamos de pensar y simplemente somos, estamos en contacto con nuestro ser más espiritual.
Somos seres-humanos: parte ser, parte humana y muchos de nosotros convivimos con una actividad mental en la cual el 90% de los pensamientos sólo nos traen sufrimiento y nos alejan de el aquí y ahora, porque lo único que tenemos en realidad es el presente, es el aquí y el ahora.
El mañana no importa ( si claro que hay un momento para planificar y para poner en uso nuestra menta para trabajar, crear etc) , el pasado ya pasó, es suficiente aprender de ello, tomar una nota y luego pasar página. Y leugo están los penamientos y sentimientos (los sentimientos son el reflejo de los pensamientos en nuestro cuerpo) que son sentimientos de miedo, culpa …. el Ego en definitiva todo eso sólo nos trae sufrimiento.
Los pensamientos vienen, no se pueden controlar es como intentar controlar la digestión, lo que si que podemos controlar es lo que hacemos con ellos. Cuando viene un pensamiento de miedo o un sentimiento de irritación y estamos atentos a ello , en ese momento basta con darnos cuenta que eso es nuestro Ego. No es nuestro ser, y en ese momento de toma de conciencia, podemos volver al presente, este será la puerta al ahora y el poder de conectar con nuestro ser y disolver la presencia de nuestro Ego en nuestra vida.
Esta práctica require de perserverancia y al princicpio costará, pero poco a poco como cuando entrenems podremos levantar más peso y podremos disolver en situacionas mas complejas, y la vida siempre nos regala sitaciones en las que poner esto en práctica… merece la pena.
Anahata

Call Now ButtonLlamame si quieres saber más